Las endorfinas provocan “júbilo”

Algunos corredores han experimentado alguna vez el llamado “júbilo del corredor”. Es una sensación de euforia que elimina el cansancio y hace que las piernas respondan de manera sorprendente. Este efecto inmediato puede ser provocado por las endorfinas.

    Después de unos momentos duros en carrera, de repente perdemos la sensación de cansancio y empezamos a experimentar algo parecido a una extraña alegría. Podemos subir el ritmo de carrera y las piernas responden, no hay agotamiento. En este artículo analizaremos el llamado “júbilo del corredor”, es decir un subidón de endorfinas que nos libere del cansancio y nos haga sentir seres invulnerables al agotamiento.

    Las endorfinas
    La producción de endorfinas del corredor es la responsable de ese extraño “júbilo”. Investigaciones científicas demuestran la relación entre esta hormona y ese sentimiento de felicidad repentina. La endorfina ayuda al cuerpo a través del desarrollo de la tolerancia láctica, lo que permite al corredor aumentar su potencia y su capacidad. Estos estudios lo han descrito como un sentimiento de euforia repentina, que aparece de un momento a otro y que hace que el corredor se encuentre muy bien. De hecho, la descripción del fenómeno es comparable a una experiencia con alguna droga. Cualquiera que lo haya experimentado puede confirmar este extremo. Las sensaciones y percepciones se hacen mucho más intensas y el paso del tiempo se altera. Aunque los testimonios que se tienen sobre este fenómenos no son exactamente iguales entre sí, los investigadores son informados cada vez con más frecuencia sobre corredores poseídos por el “júbilo”.

    ¿Cómo se llega al “júbilo”?
    Los maratonianos, normalmente se preguntan cómo alcanzar ese estado. Pero, a pesar de las investigaciones, la ciencia no ha sabido encontrar una “receta milagrosa”. Sí pueden darse algunos consejos que puedan acercarnos al “júbilo del corredor”. Lo que sí parece claro es que el esfuerzo debe ser continuado durante, al menos, media hora y en una intensidad media. Lo que no podemos saber con seguridad es por qué a veces lo conseguimos y a veces no. Realmente, alguien que corra habitualmente y que esté acostumbrado a la dureza de las pruebas de maratón no tiene necesidad de experimentar el “júbilo del corredor”. Otro dato interesante es que hay muchos corredores que ya lo han experimentado y que pueden llegar a entrenarlo. Así, podrán conseguir el júbilo casi siempre que lo deseen.

    Soy emprendedor y blogger. Tengo varios proyectos en marcha en los que invierto 60-65 horas cada semana. Actualmente me estoy preparando para correr entre 2:45-2.50 en mi próxima maratón mejorando mi actual mejor marca personal.

      Deja un comentario

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

      Uso de cookies

      Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

      ACEPTAR
      Aviso de cookies